¡QUE COSA!

Estás embarazada, le dijo el Doctor. Los pensamientos de Carla se congelaron. No podía ser, había tenido relaciones sexuales sólo dos veces. No, no, no!! No podía ser. Carla se sento en frente del Doctor, quien le hablaba, pero Carla no registró nada. “No te preocupes”, le dijo el médico, “esto podemos arreglar fácilmente. Tienes sólo 13 años y no puedes tener un bebé a esa edad, todo se te va complicar, en tu familia, con tus amigos, tu colegio y tu futuro en general. Anda a casa ahora y si quieres, puedes venir a mi consultorio el sábado a la tarde y te soluciono este problema. “Carla se levantó, se despidió y se fue caminando a su casa. No sabía qué hacer. Dudaba si debería contarlo a alguien o si simplemente debería aceptar la propuesta del Doctor. Pero tampoco entendió bien qué le haría. Además habló de un costo de 150.000Gs. ¿De dónde iba sacar tanta plata? Carla comenzó a llorar, estaba desesperada. Tantas cosas pasaron por su mente. ¿Qué dirían sus padres, sus amigas, sus vecinos? Y que diría Nestor? Carla no quiso ir a su casa. Se fue caminando por la calle hasta que se encontró frente al colegio. Allí se escondió hasta la noche.

Había tomado una decisión. Nestor tenía que saberlo. Ella estaba segura de que él la apoyaría. Sí, él tendría palabras de consuelo para ella, ya que tanto le amaba. Llegó Nestor y cuando estaban a solas, Carla le contó llorando que estaba embarazada de él. Primero Nestor se rió a carcajadas diciendo que era el chiste más pesado que había escuchado en mucho tiempo. Cuando se dio cuenta que Carla seguía llorando, la agarró de sus hombros y la sacudió como loco. “No puede ser, dos veces, sólo dos veces tuvimos relaciones sexuales,” gritó. Nestor se enojó terriblemente. Soltó a Carla y le dijo, “anda, no quiero verte nunca más. Nunca tuve algo contigo. Aléjate de mí y no vuelvas a hablarme, ¿está claro? Carla protestó, le reclamó su amor, lloraba, le pedía y suplicaba que la ayudara, pero él se dio la vuelta y se fue caminando lentamente para juntarse con sus amigos. Carla se desesperó más todavia. ¿Qué iba a hacer? Tenía sólo 13 años y no tenía a nadie con quien hablar, y sentía que a nadie le podía confiar su problema.

Ya en su casa, explicó su tardanza con el pretexto de haberse quedado con una amiga a estudiar para un examen y que no tenía ganas de comer porque tenía mucho dolor de cabeza y estaba muy cansada. Los próximos días seríasn una verdadera batalla. ¿Qué hacer? Llegó el viernes y vio que su madre había cobrado su sueldo, y en ese momento Carla tomó una decisión. A la noche se acercó al armario de la cocina donde su madre guardaba su dinero. Se apoderó de 150.000 Gs. y los escondió en su ropa. Al día siguiente esperaba que nadie se enterara de su robo. A la tarde se despidió dando alguna excusa de reunirse con algunas amigas. Este fue el  camino más largo que Carla había hecho en su vida. Parecía que nunca llegaba a la casa del Doctor. Una vez adentro se sintió presa. Su conciencia trabajaba y no podía esconder su miedo. Y después pasó todo. De noche, en su cama, no podía dejar de llorar. Nunca olvidaría el dolor, ni que lo que el Doctor le había sacado ya era un bebé de cuatro meses. Nunca iba olvidar esta soledad, esta tristeza profunda. Fue el día que marcó el resto de su vida.

Por las condiciones no adecuadas sufrió enfermedades vaginales. Cuando tenía 28 años, se había casado y quería tener hijos. Fue cuando se dio cuenta que era estéril. Los primeros tiempos después del aborto no podía concentrarse en nada, no podía hablar con nadie y se sentía tan cargada que le venían pensamientos de suicidio. Gracias a una amiga que se dio cuenta de su tristeza, Carla no llegó a terminar con su vida. Vivió, pero las consecuencias le perseguían en todas las áreas de su vida y en todas las partes donde ella vivía hasta que supo que existía el perdón. El perdón que ella recibió de su Creador, le ayudó a ver las cosas de otra manera y por supuesto tenía que vivir con ciertas consecuencias, pero su mente y su conciencia estaban libres gracias al perdón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s